¿En qué cabeza cabe?


¿En qué cabeza cabe o qué lógica tiene que alguien pueda preferir dejar de ganar un sueldo, por ir a trabajar con niños, hasta el agotamiento? ¿En que cabeza cabe tener vacaciones y en lugar de irse a descansar, preferir trabajar con niños con conductas difíciles? ¿Acaso tiene alguna lógica que alguien en lugar de irse a viajar para disfrutar, prefiera pagar para viajar para ir a trabajar con niños con los que se les dificulta hablar porque hablan otro idioma? ¿Qué lógica hay en sembrar un dinero para ayudar con los materiales o demandas del Campamento, en lugar de usarlo para nuestros antojos o anhelos? Jamàs alguien podrá encontrarele la lògica a eso hasta que lo experimentemos. Por eso Pablo dijo: “Siempre les he enseñado que así se debe trabajar y ayudar a los que están en necesidad, recordando aquellas palabras del Señor Jesús:

“Hay más dicha en dar que en recibir.” Hechos 20:35

¿Cuàl es la paga? No hay dinero recibido, al contrario. En adición, hay muchísimo cansancio. Pero el pago es: sonrisas en las caritas de esos niños, ver su alegría, escuchar palabras como: «Ustedes nos inspiran» o un simple «Gracias», o un «Mrs. O Mr. Te amo», recibir abrazos, ver rodar de sus rostros làgrimas al realizar que se terminaron las dos semanas de campamento, y un «hasta el próximo año»…, ver niños decirle a sus padres «tenemos que hacer las cosas mejor porque aceptamos a JEsucristo en el corazón»… Pero también la paga es la esperanza de creer que la semilla sembrada es poderosa y aunque veamos jovencitos que al terminar el Campamento vuelven al punto de drogas, saber que el amor que les fue demostrado y cada palabra de afirmación que de nuestros labios escucharon germinarán en sus mentes y a su tiempo, veremos el resultado. No tenemos palabras para agradecer el trabajo de todos estos misioneros. Ya no les llamaré más voluntarios porque misioneros son los que salieron esta semana hacia Haití y tambièn los que permanecieron aquí en su «Jerusalem».

Queremos honrarlos y recordarles que: “Dios no es injusto. ¿Cómo podría él olvidar el ardor con que ustedes han trabajado o el amor que le han demostrado y le siguen demostrando al ayudar a los del pueblo santo? Pero anhelamos que cada uno siga con el mismo entusiasmo hasta el fin, para que puedan obtener lo que esperan. No se vuelvan perezosos, sino sigan el ejemplo de los que por fe y con paciencia heredan las promesas de Dios. ”Hebreos 6:10-12 A nombre de toda la ICF, sus líderes y Pastores, y a nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo les digo: ¡Les agradecemos y les amamos!

share

Recommended Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *